La EUWIC reunió el pasado 11-12 de diciembre a un millar de personas y contó con la presencia del Director General de Medioambiente de la CE, Daniel Calleja; la Directora de Calidad de Vida de la CE, Veronica Manfredi y la Directora de Ecosistemas de ONU, Susan Gardner.

En el marco de este encuentro internacional del sector del agua y la innovación, LIFE MCUBO organizó un encuentro que contó con ponencias donde responsables de diferentes proyectos LIFE expusieron algunas de sus preocupaciones, retos y resultados:

  • LIFE MCUBO – Tecnologías 4.0 para una gestión del agua sostenible, por Javier Santos (Tecnun);
  • LIFE VERTALIM – Integración de vertidos de alta carga orgánica y/o salina de pequeñas industrias alimentarias en sistemas de saneamiento urbano, por Mónica Gutierrez (AZTI);
  • LIFE ECOGRANULARWATER – Tecnología innovadora para la eliminación de nitratos, plaguicidas y otros compuestos presentes en las aguas subterráneas destinadas a consumo humano, por Bárbara Muñoz-Palazón (Universidad de Granada);
  • LIFE MULTI-AD 5 AGRO SMES – Reactor anaeróbico multi etapa de alto rendimiento para el tratamiento de aguas residuales de compañías agroalimentarias, por Ana Martínez (ITAINNOVA).

La jornada finalizó con una mesa redonda donde se debatió sobre algunas de las inquietudes comunes a los diferentes proyectos, tales como la normativa en materia de agua reutilizada, las barreras que establece muchas veces la propia industria en tema de reutilización de agua y la percepción del consumidor con respecto a esta reutilización.

La EUWIC puso de manifiesto que la innovación y las nuevas tecnologías son el camino que se debe seguir para alcanzar una nueva gobernanza de los recursos hídricos y hacer frente al cambio climático. La industria agroalimentaria, en concreto, consume el 70 % del agua dulce disponible en el planeta y, por ello, optimizar su gestión es uno de los principales retos tanto de la propia industria como del resto de agentes directa o indirectamente implicados, como las entidades gubernamentales y el propio consumidor.

«El sector agroalimentario consume una importante cantidad de agua. Reducir ese consumo es posible monitorizándolo a través de tecnología inalámbrica. Con ello, aseguran investigadores de la Universidad de Navarra, se puede ahorrar hasta un 40 %». Consulta la entrevista completa realizada por Aragón TV al coordinador de MCUBO, Javier Santos, en el siguiente link: http://alacarta.aragontelevision.es/informativos/aragon-noticias-1-11122019-1400 (min 15:21).