Comienza el Proyecto LIFE MCUBO, cuyo principal objetivo es contribuir a la reducción del consumo de agua y energía en la industria alimentaria.

Este proyecto, que incidirá sobre el  excesivo consumo de agua, como principal problema ambiental de la industria alimentaria europea, , se enmarca dentro del Programa Europeo de Medio Ambiente y Acción por el Clima (LIFE).

Ese uso ineficiente y excesivo del agua se traduce en los siguientes datos: un 1,8% del total del agua empleada en la UE es utilizada por la industria alimentaria. A escala nacional, el sector supone un 11% del consumo destinado a la industria, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

LIFE MCUBO se plantea reducir el impacto ambiental asociado a la gestión del agua en tres de los subsectores de la industria alimentaria que más emplean este recurso: cárnico, conservas vegetales y  derivados de frutas. Además del ahorro de agua, se propone rebajar el consumo de energía eléctrica y térmica asociada al agua en este tipo de empresas.

El empleo desmedido e ineficiente de agua está considerado el principal problema ambiental de la industria alimentaria (estudio Food Drink Milk Best References de 2006), una de las grandes consumidoras de este recurso en Europa.
Para hacer frente a esta situación, el proyecto LIFE MCUBO desarrollará un sistema de gestión integral que incluye tecnologías de monitorización inalámbrica, modelización en detalle de los procesos y su integración en la mejora continua de cada empresa.

El proyecto se ha desarrollado gracias al consorcio formado por 4 entidades: la Escuela Superior de Ingenieros (TECNUN), perteneciente a la Universidad de Navarra, el Centro de Investigación Ceit IK4(CEIT), la Asociación de la Industria Navarra (AIN) y el Centro Tecnológico Empresarial Alimentario (CTIC-CITA). Además, una empresa de cada sector participará como colaboradora en el proyecto  y validadora de las mejoras desarrolladas.

TECNUN será el encargado de monitorizar de forma inalámbrica y simultánea el consumo de agua y energía, relacionándolo con la eficiencia productiva (OEE) de un equipo.

AIN llevará a cabo la modelización de los procesos productivos mediante el software “Umberto NXT”; mientras que ceit-IK4 modelizará mediante el software ‘WEST’, además del estudio de las aguas residuales.

Inicialmente el sistema será optimizado, para posteriormente validar las mejoras en las plantas piloto de CTIC-CITA, implantándose después en las empresas colaboradoras y seleccionadas a lo largo de los próximos dos años, que integrarán la gestión del agua en los procesos de mejora continua.

Tras la implantación de este sistema se prevé la reducción de sus niveles de consumo de agua y de energía térmica y eléctrica.

Otro de los resultados esperados es la integración en los sistemas de mejora continua y gestión medioambiental de las empresas (ISO 14000 y EFQM) de una metodología reproducible y replicable en otros subsectores de la industria alimentaria.

Esta iniciativa pretende implicar al sector alimentario en la gestión eficiente de los recursos a través de metodologías, modelos y tecnología inalámbrica para medir de manera simultánea la eficiencia productiva y ambiental de los procesos de producción.

El proyecto tiene un presupuesto total de 911.747,00€; de los cuales la Unión Europea aportará el 60% del presupuesto (526.747,00 €) a través del programa LIFE.